martes, 10 de abril de 2018

ASÌ ARRANCÒ SALA DE 3 A


El Período de Inicio puede pensarse como un momento de encuentros: implica un encuentro con otros, niños y adultos, en un espacio diferente al familiar, un espacio educativo, diseñado y organizado para la primera infancia. Es un período caracterizado por situaciones centradas fuertemente en el compromiso afectivo-social, que implica la separación de los niños de sus figuras familiares de sostén, y la posibilidad de iniciar una red de vinculaciones, con otros adultos y otros niños, con quienes se aprenden diversos saberes en un contexto nuevo, con lógicas organizativas temporales y espaciales particulares y diferentes de las conocidas hasta ahora.

“Los niños necesitan conocer, comprender, apropiarse y contribuir a la elaboración de un sistema de códigos compartidos en el ámbito institucional. Necesitan sentirse seguros, acompañados y valorados. Necesitan tiempo para ello y para conocer espacios, personas, objetos y modalidades de funcionamiento”. (Diseño Curricular para la Educación Inicial. Marco General, 2001).

A través de diferentes propuestas de juego los chicos fueron descubriendo y conociendo el espacio y los materiales de la sala.  A través de la posibilidad de elección (dónde y con qué jugar) es que van construyendo el juego con otros y apropiándose de este nuevo espacio, “la sala de tres”.





Exploramos el espacio de la sala a través del dibujo sobre diferentes planos y soportes. Sobre la pared, en el piso, acostados debajo de la mesa y sobre de ella. Durante la propuesta cada uno pudo elegir dónde dibujar y de qué manera. 





Los chicos conocieron y jugaron por primera vez en el sector de construcciones de la sala, primero observamos entre todos el lugar de la sala donde podemos encontrarlo y vimos qué materiales hay allí, luego jugaron a construir con diferentes tipos de bloques.